Solución AP

Se encuentra usted aquí

 
 
La agricultura de precisión parte de la premisa de reconocer las zonas productivas dentro de un mismo lote que suelen responder al manejo de forma diferente. Los motivos que generan esta “variabilidad” pueden ser muchos, y las limitantes cambian de acuerdo a la región, el tipo de suelo, etc. Las nuevas tecnologías aplicadas al agro permiten detectar estas zonas con diferente potencial productivo, delimitarlas y clasificarlas como ambientes heterogéneos.
El punto de partida de la Solución AP es la confección del llamado Mapa de Productividad, que en base a imágenes satelitales e índices verdes históricos, arroja una primera hipótesis de ambientes intralote. Con la ayuda del Socio Regional de GeoAgro, este mapa es validado a campo a través de recorridas y muestreos dirigidos de suelo.

Una vez que los ambientes fueron caracterizados agronómicamente, es posible desarrollar estrategias de manejo de siembra y fertilización que se adapten a las posibilidades de cada uno. Dependiendo del grado de tecnificación de la maquinaria disponible, se pueden implementar formas de manejo por:

  • Macro – Ambientes (sin equipos de dosificación variable): elección de cultivos e híbridos, rotación, fechas de siembra diferenciados por grandes zonas productivas.
  • Micro-Ambientes (con equipos de dosificación variable): densidad variable de semillas por ambientes, aplicación de dosis variables de nitrógeno, fósforo y otros nutrientes, etc.

A medida que se profundiza el conocimiento de cada lote, más precisa es la toma de decisiones. Los Socios Regionales de GeoAgro acompañan a las empresas y sus asesores en este proceso, respaldando tanto las instancias decisorias como las tareas de implementación a campo: puesta a punto de sensores y monitores de dosificación variable, traspaso de mapas a la maquinaria, etc.

Al ajustar el manejo agronómico al potencial productivo de cada ambiente, se logra mejorar la eficiencia en el uso de insumos y adecuar la inversión al resultado esperable en cada zona productiva.
Muchas experiencias demuestran que aún si el costo en insumos es igual al del manejo promedio, los tratamientos por ambiente distribuyen los recursos de una forma más conveniente: se puede gastar menos en zonas marginales que rendirán menos y reforzar la inversión en los ambientes que siempre responden mejor, esperando elevar sus resultados.
El control de laboreos es otra gran oportunidad para mejorar la eficiencia. La mayoría de los productores desconoce el altísimo nivel de pérdidas que generan las tareas de siembra y cosecha efectuadas a mayor velocidad de lo indicado. Lo mismo sucede con el control de dosis en aplicaciones. Auditar y controlar los laboreos permite corregir desvíos y evitar pérdidas mayores.
En la Solución AP, los Socios Regionales elaboran reportes de calidad de labores para que el cliente acceda y analice la información a tiempo.

Cuando una empresa logra registrar, medir, integrar, analizar y compartir información que antes estaba dispersa, el beneficio más importante que obtiene es un salto de calidad en la forma en que gestiona conocimientos. Luego, la mayor capacidad de análisis redunda en más certezas para la toma de decisiones.
Se potencia y motiva el trabajo en equipo y se logra mayor adaptabilidad a las condiciones variables del contexto.
Con la Solución AP, las empresas incorporan la mejora contínua a la gestión agronómica .